miércoles, 9 de julio de 2014

FALLECIÓ ISABEL ATAYUPANQUI PACHACUTEC

El 27 de Junio 2014 falleció en Cusco Doña Isabel Atayupanqui Pachacutec de 90 años de edad. Ella era la última de los cinco hijos de Don Silverio Atayupanqui Orccohuarancca y Doña Agustina Pachacutec Sinchi Roca y nació en San Jerónimo el 8 de Julio 1923. Y la última que todavía vivía. Ella se casó en Cusco el 31 de Diciembre 1941 con Nicolás Chihuantito Quispe y tenía ocho hijos.

Popularmente Doña Isabel era conocida como la última descendiente de Pachacutec, pero no existe evidencia si la familia Pachacutec efectivamente descendía del emperador con ese nombre. Tampoco era la última, porque tenia cuatro hermanos mayores con hijos. Sí sabemos, que ella pertenecía por el lado paterno y materno a antiguas familias de ascendencia noble Inca: los Atayupanqui y los Sinchi Roca. Los primeros eran nobles del ayllu Aucaylli, descendientes de Yahuar Huacac, y los segundos nobles del ayllu Sucso, los descendientes de Viracocha.

Isabel Atayupanqui Pachacutec, cuatro de sus hijos y el autor (Enero 2012)
En enero 2012 tuve la suerte de conocerla en San Jerónimo junto con sus cinco hijos. Fui a entrevistarla para una de mis notas publicadas por el diario El Comercio. Recuerdo que ella entró en la sala como una reina, bien vestida, con voluminosas faldas color azul oscuro, blusa blanca bordada y sombrero blanco típico de las mestizas de estos pueblos. Solo hablaba quechua y sus hijos tradujeron.

Su padre murió cuando ella tenía 2 o 3 años. Sus hermanos mayores ya habían dejado la casa, y se quedó sola con su madre. “Ella trabajaba siempre en las chacras. Mi papá había sido arriero, tenía muchas mulas y transportaba productos de Cusco a los pueblos en los alrededores”. Una de las cosas que más recuerda de su madre era la manera de inculcarle una identidad. “Mi mamá siempre me decía que no debía avergonzarme, porque descendemos de los Incas, de los constructores de Sacsayhuaman”.

Uno de sus vínculos más vivos con el pasado son las tierras que heredó, que son las tierras que originalmente le dieron a la panaca a la que ella pertenecía. “Tenemos nuestras tierras ancestrales en la parcialidad Sucso-Aucaylli, como los Sinchi Roca, mis primos”, decía, y cada vez que hacia un esfuerzo para recordar el pasado su cara adquiría una expresión de emoción profunda. Al final, cuando tomamos una gaseosa, lo primero que hizo antes de beber un sorbo fue soltar unas gotas sobre el suelo. “Es que hay que brindar primero con la pachamama”, dijo.

Fuentes:
http://www.sierrasur.gob.pe/necpdss/archivos/779
http://www.radiouniversalcusco.com.pe/noticias/13111-el-inca-y-la-nusta-del-intiraymi-de-cusco-realizaron-ceremonia-simbolica-en-el-lecho-de-muerte-de-la-nusta-incaica-isabel-atayupanqui-pachacutec
El Comercio 19 Febrero 2012

2 comentarios:

  1. Muy interesante testimonio para todos los peruanos, amemos nuestras raíces

    ResponderEliminar